¡Vaya panorama!

El gobierno acoge, “por razones humanitarias”,  al  secretario general del Frente Polisario, Brahim GhaliEl primer ministro marroquí, Saadeddine Othmani, considera que albergar al responsable de una banda que porta armas contra el país”  es un acto “inaceptable” y una “pura provocación” de España.

Poco después, miles de marroquíes invaden Ceuta a nado.  Unos dicen a la prensa que buscan trabajo; otros, que en España no hay trabajo y se vuelven por su pie a Marruecos; hay niños que llegan exhaustos y son atendidos por el ejército y fuerzas del orden. Desde España algunos critican las  devoluciones de inmigrantes en caliente, al otro lado de la frontera madres marroquíes piden la devolución de sus niños. Todo tiene un aire de astracanada, con la nota dramática de una bebé salvada por un guardia civil de morir ahogada.

El panorama lo completa el contraste entre la soflama de Yolanda Diaz en el Congreso , en plan arenga a la “famélica legión” con anuncio de derogación de la reforma laboral, y los ojos al cielo de la vicepresidenta Calviño, que la está escuchando, y que  tiene que bregar en Bruselas para conseguir el dinero salvador.

Y al fondo del cuadro, más de un millón de menores de 60 años, vacunados con una primera dosis de Astrazéneca, a los que el gobierno ha ofrecido una solución a lo Poncio Pilatos, o sea, lavándose las manos:   las Comunidades deciden qué vacuna van a ofrecer; y los ciudadanos podrán elegir Astrazéneca o Pfizer, previa firma de un “consentimiento informado “, no le vaya a tocar a alguno el trombo y pida indemnización.

Tenemos sol, eso sí… Ya lo dijo Valle Inclán: ¿Qué sería de este corral nublado?

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2021/05/23/vaia-panorama/0003_202105G23P13994.htm

La edad de Pardo Bazán 1851- 1921

Cuando estaba ya muy cerca de los setenta, doña Emilia zanjó la cuestión cambiando su fecha de nacimiento. En una entrevista, el Caballero Audaz, haciendo honor a su pseudónimo, le pregunta: “¿Cuántos años tiene usted?” Y doña Emilia responde: “Nací en La Coruña el 16 de septiembre de 1852”. No fue un lapsus de la autora ni una errata de imprenta. En otra entrevista, muy cerca ya de su muerte, a Enrique Estévez Ortega, que le pide “oír de sus labios” la historia de su vida, le dice: “Nací en 1852 “.

Doña Emilia era coqueta. Le gustaba acicalarse y estaba muy al tanto de la moda. Sus comentarios sobre los vestidos o los sombreros femeninos son frecuentes en sus crónicas de “La vida contemporánea”. Solía acompañarlos de observaciones sociológicas o higiénicas, como decir que las faldas largas son indispensables para los salones , pero que en la calle solo sirven para aliviar el trabajo de los barrenderos “atesorando porquerías y detritus”  que introducen en el hogar. Otras veces sencillamente disfruta describiendo los vaporosos trajes primaverales parisinos: “un poco de aire tejido, una envoltura transparente de crisálida”

Murió en Madrid, dejando tras sí una ingente obra, el 12 mayo de 1921, ¡ojo!  a los 69 años, como a ella le hubiera gustado resaltar.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/coruna/2021/05/18/span-langgl-idade-pardo-bazan-1851-1921span/0003_202105G18P13991.htm

Georgia O’Keeffe

GEORGIA O’KEEFE

En marzo de 1960 en las páginas de La noche, Mendez Ferrín dedicó un artículo: “A Marina Mayoral que escribió aquí de pintura no figurativa y de Jacson Pollock”.  Yo tenía 18 años y él pocos más, y hablábamos de Pollock , De Kooning o Mondrian como de viejos conocidos, pero ni una mención a Georgia O’Keeffe, que, en esa fecha, iba ya lanzada hacia la gloria y el mito en que se convirtió a su pesar.

La gran exposición retrospectiva que puede verse actualmente en Madrid es la primera que se realiza en España, donde todavía para el gran público Georgia O’ Keeffe, que nació en 1886, es una desconocida.

Se casó en 1924 con el fotógrafo Alfred Steglitz, 25 años mayor que ella, y sus fotos, desnuda, realizadas por él en la década de 1918- 28 fueron una revolución y un hito en la historia de la fotografía. Las pinturas que Georgia realiza por esa época han sido calificadas de eróticas y feministas y se ha dicho que representan de forma abstracta los órganos sexuales femeninos. Ella negó que esa fuese su intención, pero siempre afirmó que había que dejar que las pinturas hablasen por sí mismas.

A partir de 1930 inició un largo y solitario camino pictórico, poblado de huesos de animales, calaveras, conchas, paisajes del desierto de Nuevo Mexico, y enormes flores, una de las cuales, la flor blanca de Estramonio, Jimson Weed, se vendió recientemente por 44,4 millones de dólares. Pintó un universo sensual, de colores brillantes y sombras oscuras, sugerente y a un tiempo enigmático, como ella misma.

Steglitz , cuando vio sus primeras obras dijo que eran las “más puras, más finas y sinceras” que habían entrado  en su galería en mucho tiempo. Fueron cualidades que Georgia O’Keeffe mantuvo hasta su muerte, en 1987.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2021/05/09/georgia-keeffe/00031620574698093248988.htm

Premio Jose Luis Alvite de periodismo 2021

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/cultura/2021/05/02/span-langgl-premio-alvite-distingue-traxectoria-articulista-marina-mayoralspan/00031619962746633402369.htm

Hasta cuando la mascarilla

Estoy deseando dejar de hablar de la pandemia y hablar, por ejemplo, de uno de los grandes acontecimientos culturales del año como es la exposición de Georgia  O´Keefe, pero de momento sigo porque estoy sumida en un mar de dudas.

En este momento casi un 10% de la población española ha recibido dos dosis de vacuna anticovid y, tras esa macro compra de la UE de 1800 millones de dosis, de las cuales nos corresponden 180 millones, el 70% de la población europea estará inmunizada en julio, dicen. Ya veremos si las cuentas cuadran, pero volviendo al 10% actual del que formo parte, junto a la mayoría de amigas y amigos de mi edad, ¿significa eso que podemos reunirnos sin estas molestas mascarillas, y comer y abrazarnos, y lo que se tercie? Pues va a ser que no, porque en las reuniones colectivas, aunque uno esté protegido puede contagiar a otro que no sea del 10%; por ejemplo, al camarero que sirve, o a los de la mesa de al lado. 

¿Y si se juntan en una casa los vacunados? En ese caso, hay que pensar que la máxima eficacia de la vacuna es del 95%, o sea que sigue habiendo riesgo, y a esto se suma el hecho de que personas que han pasado la enfermedad han vuelto a contagiarse, por tanto también pueden contagiarse los vacunados.

 Y así vamos a estar hasta no se sabe cuándo, porque dentro de un año habrá que cambiar las vacunas, ya que el virus, igual que el de la gripe, habrá mutado. O sea, que habrá que valorar si el riesgo de quitarse la mascarilla vale la pena, teniendo en cuenta que, una vez vacunados, el Covid será, según dicen, como una gripe…

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2021/04/25/span-langglata-cando-coa-mascaraspan/0003_202104G25P17997.htm