Archivo de la categoría: sociedad

La justicia por la mano

Me temo que el caso de la mujer que seccionó el pene a su jefe y lo denunció por agresión sexual va a servir para desacreditar las  denuncias de mujeres  y, de paso, al movimiento Me too.

Ocurrió en Barcelona y todo parece indicar que se trata de una venganza y no de un caso de defensa propia. La mujer trabajaba de camarera en un bar propiedad del agredido. Ambos son de Bangladesh, él casado allí, y, según informaciones de testigos, mantenían relaciones íntimas. No está claro lo sucedido, y, de momento, la mujer está detenida y, según noticias de prensa, la policía desconfía de sus declaraciones y de que haya habido un ataque previo que motivase su agresiva respuesta.

El caso me trajo a la memoria un poema durísimo de Rosalía de Castro, “A xustiza pola man”. En él una voz de mujer nos dice que gente que tiene fama de honrada en la ciudad la ha agredido y deshonrado. Recurrió a la justicia y no obtuvo ayuda; tampoco la recibió del Cielo: “tan alto que estaba el buen Dios no me oía”, nos dice. Entonces coge una hoz, un instrumento de trabajo en el campo, y sigilosamente, cuando sus agresores están dormidos, de un solo tajo les siega la cabeza.  Y concluye “Entonces se hizo Justicia; yo, en ellos, y las leyes en la mano que los hirió”.

Es posible que solo el deseo de venganza haya empujado a la camarera de Bangladesh a una agresión tan cruel y violenta, pero también es posible que un sentimiento de indefensión y un deseo de justicia, igual al de la mujer del poema, haya guiado su cuchillo hacia esa parte de la anatomía de su jefe.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2021/06/06/span-langgl-xustiza-pola-manspan/0003_202106G6P15997.htm

Ponerse en forma

Estamos ya cerca del verano y proliferan en todos los medios de comunicación, incluidas redes sociales, los anuncios y consejos para ponerse en forma, algunos de los cuales no ocultan su verdadera intención, que no es mejorar la salud sino que al quitarte de encima el envoltorio de ropa que cubre tu cuerpo en el invierno, te veas con un aspecto estupendo si eres joven , y un poco menos deteriorado si ya acumulas un montón considerable de años.

Yo me encuentro en ese último apartado, el de los muchos inviernos, y no pensaba hacer, de cara al verano , nada más que  lo mismo que he hecho durante toda la pandemia: andar seis kilómetros diarios y levantar unas ridículas mancuernas de 1.5 kilos, que no estoy segura de que sirvan para algo , pero que me las ha recomendado una amiga muy optimista.   Y es ella la que ahora me ha pasado un folleto con unos ejercicios que duran solo 30 minutos y que repetidos tres veces todos los días durante un mes fortalecen “ el tren superior y el inferior”, así lo dice y así lo transcribo, por si fuesen útiles para alguien:

 Thruster , man maker, press de pecho, ,jumping  jacks, culs de bíceps, burpees, montain climbers, frog pump, squat, reverse nordic curl, lunge, kneeling get up, crunch modificado y puente de glúteo bird dog.

Me he acordado de que García Lorca decía del verso de Rubén Darío “que púberes canéforas te ofrenden el acanto” que él solo entendía el “que”….Yo , del folleto gimnástico, que viene sin dibujos ni ninguna otra  información, solo entiendo los “de “. Así que, para empezar, voy a ver si pongo en forma mi inglés , y después ya veremos.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2021/05/29/ponerse-forma/0003_202105G29P13991.htm

Tres años y medio de cárcel

 

Eso es lo que la Fiscalía de Madrid pide para la ex presidenta de la comunidad de Madrid Cristina Cifuentes por un delito de falsedad en documento oficial.

No voy a entrar en comparaciones con las penas que se piden para otros delitos ni con lo bien paradas que han salido otras figuras políticas que se han visto inmersas en casos semejantes. A ella le ha tocado pagar lo que a otros les ha salido gratis. Así es la vida.

Lo que voy a comentarles es mi extrañeza por la importancia que dan los políticos a los títulos académicos, ya sean tesis doctorales o máster en cualquier cosa. Están dispuestos/as  a incurrir en delito para poder añadir a su curriculum,  sin molestarse , eso sí,  lo que otros hemos conseguido con años de esfuerzo y sacrificios económicos.

Eso parece indicar que esos títulos tienen un valor, que añaden méritos a quien los posee, que son , en suma, estimados por la sociedad. Y de ahí viene mi sorpresa porque a los únicos que esos títulos favorecen es , al parecer, a los políticos. No sé si los científicos tienen mejores experiencias , pero a quienes nos dedicamos a las Humanidades las tésis doctorales – que requieren años de trabajo- no nos han servido para gran cosa, como pueden atestiguar alumnos y colegas brillantes que han tenido que irse al extranjero o que aguantan horarios agotadores en la Enseñanza.

Que los políticos consigan esos títulos sin esfuerzo es una devaluación más. Ojalá que esa petición de condena sea un freno a la caída en picado del valor de los doctorados y másteres.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2019/03/04/span-langgltres-anos-medio-carcerespan/0003_201903G4P13993.htm

 

Padres maleducados , niños insufribles

 

Leo en la Voz de Galicia un interesante artículo sobre lo que llaman antiniñismo o niñofobia, unha actidude de muchos adultos que quieren a los niños “lejos”.

Los sociólogos ponen el acento en el egoísmo e individualismo de esa actitud  , pero los comentarios al artículo se decantan por señalar lo que hay de mala educación por parte de los padres, que en lugar de ocuparse de sus hijos e impedir que molesten al prójimo se dedican a consentirlos, y dejarlos campar a sus anchas.

Los niños pueden ser maravillosos, una de las alegrías de la vida: su mirada luminosa, su risa feliz, la gracia de sus movimientos, su forma de hablar…Pero pueden ser una tortura cuando no se ha sabido encauzar sus instintos para convertirlos en seres sociales.

Creo que vivimos en una sociedad, al menos la clase media, en la que los niños imponen su voluntad a las familias y hacen lo que les da la gana, que con gran frecuencia significa gritar como posesos, perseguirse entre las mesas de los restaurantes, patear reiteradamente el respaldo de tu butaca, tirase  “a bomba” durante horas en la piscina impidiendo nadar a quien lo desee, correr y gritar por los pasillos del hotel o del apartamento de verano a la hora de la siesta… o tumbarse espatarrado en el pasillo de un vagón de tren, hasta que el padre , de malos modos y entre pataletas y berridos, lo levanta para dejar pasar los viajeros.

O sea que la niñofobia es comprensible. Niños si, pero bien educados.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2019/02/14/pais-maleducados-nenos-insufribles/0003_201902G14P18995.htm

 

Los hombres se sienten amenazados por las mujeres

No todos, pero sí suficientes para que sus actitudes fueran recogidas por empresas que se encargan de analizar tendencias de la sociedad. Como consecuencia del movimiento Me too, que dio voz y fuerza a mujeres que durante décadas aguantaron abusos y mismo agresiones sexuales, algunos hombres se sienten inseguros y temen ser objeto de falsas denuncias que mancillen su honra de soltero honesto o ejemplar padre de familia.

Es un temor comprensible, porque nadie puede garantizar que no haya una denuncia contra un hombre inocente, como tampoco se puede garantizar que una mujer inocente no vaya a ser denunciada o atacada sexualmente. Las mujeres se sintieron inseguras se puede decir que siempre. Ahora los hombres comparten esa sensación de inseguridad, que para ellos es nueva. También debo decir que la inseguridad femenina es mayor, porque aún hay jueces que piensan que una minifalda o los botones desabrochados de una blusa son signos de provocación, y que no defenderse hasta morir es signo de consentimiento en una violación.

En cuanto a los hombres que para prevenir riesgos deciden «evitar a las mujeres» en comidas o viajes de trabajo, pienso que puede deberse la que sus tendencias los llevan a preferir otra compañía. Y amenazar con que Me too puede ser causa de que las empresas no contraten mujeres es cómo decir: «O dejas que abusen de ti, o no hay trabajo». Ese no es el camino. Los hombre tendrán que asumir la pérdida de su antigua seguridad, igual que las mujeres asumimos la nuestra.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2019/01/07/ameazados-mulleres/0003_201901G7P13991.htm