Archivo de la categoría: Galego

Artículos escritos en gallego por Marina Mayoral

¿Con o sin ?

El sábado 26 salí a andar contentísima. ¡Qué placer sentir el aire y el sol en toda la cara y respirar sin esfuerzo! El placer me duró poco porque enseguida empecé a cruzarme con gente que llevaba puesta la mascarilla y se apartaba al verme. Pensé que podían ser personas de alto riesgo, y en una reacción automática me bajé a la calzada para dejar la acera libre, como he hecho durante meses, cuando yo la llevaba y las aceras estaban ocupadas por mesas de bares llenas de gente sin mascarilla.

En un jardín, vi lo nunca visto: un grupo de chicos muy jóvenes, sentados codo con codo, todos con mascarilla. Y así a lo largo de la semana, gente de todas las edades que siguen usándola al aire libre. Según los medios informativos, por diversas razones: porque se sienten más protegidos, dicen; o por comodidad: van a coger un transporte público o a un espacio cerrado y ya la llevan puesta; o por desconfianza : el Gobierno se ha precipitado, dicen, fue una decisión más política que sanitaria; lo hizo para compensar lo de los indultos; no te puedes fiar de alguien que cambia de ideas como una veleta. La última noticia es que los jóvenes la usan porque los viajes de fin de curso están llevando a hijos y padres a la UCI.

 Al mismo tiempo, continúan los botellones, las celebraciones multitudinarias y fiestas de todo tipo, con baile incluido. Y quienes no participamos de esas “alegrías” unimos a la inseguridad que ha generado el virus, la generada por un Gobierno incompetente y más preocupado por mantenerse en el poder que por los males de la ciudadanía. ¡Hasta cuándo, caray!

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2021/07/06/ou-sen/0003_202107G6P14995.htm

Triste imagen de la juventud

 En días pasados, cuando aún la mascarilla era obligatoria, se han visto por TV imágenes lamentables de jóvenes . No se trata solo de que no respeten las reglas , es sobre todo su forma descontrolada de comportarse , los gritos, las risotadas, las expresiones inconexas, que no se sabe si son para justificar sus actos o animar a otros a participar  : ¡¡fiesta, fiesta!! ¡hay vida!¡aquí estamos! … Pensé: deben de estar borrachos o drogados para hablar y actuar así. No pueden ser tan idiotas… Y esa palabra me trajo a la memoria algo ocurrido hace muchos años.

Me habían comentado que los chicos fumaban porros en el Instituto público donde mi hijos estudiaban. Hablé con el mayor que dijo que él no fumaba, ni porros ni nada, pero que creía que “los pequeños” sí lo hacían. Hablé entonces con el de doce años. Dijo que sus amigos fumaban, pero que él no.  ¿Ni siquiera una vez, para probar, por la experiencia? le dije en plan progre. Y él , pobre chaval, respondió : Mira, antes en el recreo salíamos a jugar o a hablar de nuestras cosas , y ahora ya no se puede hablar ni hacer nada; se ríen como bobos, y se les pone cara de…   Se calló. Yo insistí , ¿cara de qué? … Él , con un gesto de tristeza, dijo: cara de anormales, de idiotas. Yo no fumo porque no quiero que se me ponga esa cara.

Pues sí, esa era la cara de los jóvenes que estaba viendo por la tele. La expresión “descerebrados” se está generalizando para referirse a ellos. Con seguridad, son una minoría. Me consta que hay una juventud responsable, generosa e idealista, dispuesta a sacrificarse por una buena causa. Lamento con toda mi alma esta otra imagen que se va haciendo habitual.https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2021/06/28/span-langgltriste-imaxe-da-mocidadespan/0003_202106G28P8993.htm#comments

Peor, mucho peor

Leo el viernes en las páginas de La Voz de Galicia la resolución de un caso ocurrido durante el confinamiento. en la villa de Carril: Un grupo de mujeres que acuden a misa son increpadas desde una ventana por un vecino que las acusa de poner en peligro por contagio  la seguridad de sus familias y del resto de la población .

Las mujeres replican, el vecino se encrespa y se producen insultos. La escena transcurre en el atrio de la iglesia y es grabado con un móvil en un vídeo que , según  dicen, se hizo viral. Cinco mujeres denuncian al vecino y hay un juicio.

Días antes se había producido una llamada a la Policía para denunciar que en la misa del domingo había demasiada gente. La Policía se personó en la Igesia y comprobó que no había exceso de púbico y que se respetaba la distancia de seguridad.

El vecino fue acusado de un delito leve de coacciones, pero al iniciarse el juicio manifestó que se arrepentía de lo hecho y prometía no reincidir. Las mujeres retiraron las denuncias, la Fiscalía desistió de la acusación y el hombre fue absuelto.

Se diría que la cosa acaba bien ¿ verdad? Pues lean los comentarios actuales a la crónica de este suceso, enviados al periódico desde toda Galicia y también desde fuera:  Ataques a la Iglesia, a las “beatas”, al vecino de la ventana, a quienes le perdonaron, a la Policía, a los políticos, a los periodistas , a “este país” , y ataques de unos comentaristas a otros.

Da miedo tanto odio , tanta intolerancia, tanto resentimiento. Y decían que de esta pandemia saldríamos siendo mejores…

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2021/06/21/peor-moito-peor/0003_202106G21P10994.htm#comments

¡Vaya panorama!

El gobierno acoge, “por razones humanitarias”,  al  secretario general del Frente Polisario, Brahim GhaliEl primer ministro marroquí, Saadeddine Othmani, considera que albergar al responsable de una banda que porta armas contra el país”  es un acto “inaceptable” y una “pura provocación” de España.

Poco después, miles de marroquíes invaden Ceuta a nado.  Unos dicen a la prensa que buscan trabajo; otros, que en España no hay trabajo y se vuelven por su pie a Marruecos; hay niños que llegan exhaustos y son atendidos por el ejército y fuerzas del orden. Desde España algunos critican las  devoluciones de inmigrantes en caliente, al otro lado de la frontera madres marroquíes piden la devolución de sus niños. Todo tiene un aire de astracanada, con la nota dramática de una bebé salvada por un guardia civil de morir ahogada.

El panorama lo completa el contraste entre la soflama de Yolanda Diaz en el Congreso , en plan arenga a la “famélica legión” con anuncio de derogación de la reforma laboral, y los ojos al cielo de la vicepresidenta Calviño, que la está escuchando, y que  tiene que bregar en Bruselas para conseguir el dinero salvador.

Y al fondo del cuadro, más de un millón de menores de 60 años, vacunados con una primera dosis de Astrazéneca, a los que el gobierno ha ofrecido una solución a lo Poncio Pilatos, o sea, lavándose las manos:   las Comunidades deciden qué vacuna van a ofrecer; y los ciudadanos podrán elegir Astrazéneca o Pfizer, previa firma de un “consentimiento informado “, no le vaya a tocar a alguno el trombo y pida indemnización.

Tenemos sol, eso sí… Ya lo dijo Valle Inclán: ¿Qué sería de este corral nublado?

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2021/05/23/vaia-panorama/0003_202105G23P13994.htm

La edad de Pardo Bazán 1851- 1921

Cuando estaba ya muy cerca de los setenta, doña Emilia zanjó la cuestión cambiando su fecha de nacimiento. En una entrevista, el Caballero Audaz, haciendo honor a su pseudónimo, le pregunta: “¿Cuántos años tiene usted?” Y doña Emilia responde: “Nací en La Coruña el 16 de septiembre de 1852”. No fue un lapsus de la autora ni una errata de imprenta. En otra entrevista, muy cerca ya de su muerte, a Enrique Estévez Ortega, que le pide “oír de sus labios” la historia de su vida, le dice: “Nací en 1852 “.

Doña Emilia era coqueta. Le gustaba acicalarse y estaba muy al tanto de la moda. Sus comentarios sobre los vestidos o los sombreros femeninos son frecuentes en sus crónicas de “La vida contemporánea”. Solía acompañarlos de observaciones sociológicas o higiénicas, como decir que las faldas largas son indispensables para los salones , pero que en la calle solo sirven para aliviar el trabajo de los barrenderos “atesorando porquerías y detritus”  que introducen en el hogar. Otras veces sencillamente disfruta describiendo los vaporosos trajes primaverales parisinos: “un poco de aire tejido, una envoltura transparente de crisálida”

Murió en Madrid, dejando tras sí una ingente obra, el 12 mayo de 1921, ¡ojo!  a los 69 años, como a ella le hubiera gustado resaltar.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/coruna/2021/05/18/span-langgl-idade-pardo-bazan-1851-1921span/0003_202105G18P13991.htm