Archivo del Autor: marinamayoral

Reseña a Recuerda, cuerpo

Reseña de la novela Recuerda, cuerpo

Recuerda , cuerpo

View this post on Instagram

Sumérgete en esta apasionante obra de @marina_mayoral_diaz en la que erotismo, ternura y humor se mezclan a la perfección. Don Juan, King Kong, Safo, Midas, la reina Antinea, los mitos universales cobran nueva vida en personajes de hoy. Compra tu ejemplar en: www.raspabook.com ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• #Raspabook #libros #culturainquieta #bookstagram #bookstagramespaña #editorial #editoriales #publicarlibro #escribirunlibro #escribiresmipasion #leer #leeressexy #leermola #leeresvivir #leeresvida #leerdasueños #leeresunplacer #lecturas #lecturasrecomendadas #books #booklover #leemos #novela #escritoresdeinstagram #escritoresinstagram #escitoresespañoles #lecturas2020 #lecturasaprimeravista #librosrecomendados #librosmiadiccion

A post shared by Raspabook (@raspabook) on

¿Volveremos a abrazarnos?

¿Volveremos a dar aquellos abrazos que dábamos a los amigos antes del Covi19 ?  Es posible que no, porque es una costumbre con poca tradición en nuestro país. A mí me sorprendían mucho por los años ochenta los abrazos que se daban las gentes del mundo del teatro .En la Universidad, lo profesores no nos abrazábamos. Lo normal era darse la mano, y por la calle lo que observaba era lo que había visto en mi niñez y juventud . Los hombres se estrechaban la mano o se daban palmadas en la espalda. Y las mujeres cruzaban su cabezas y lanzaban besos al aire sin tocar sus cuerpos, una mano la tenían ocupada generalmente con el bolso  y , a lo sumo, apoyaban la otra en el hombro o en la parte superior del brazo de la persona a quien saludaban.

Por aquellos años, un amigo inglés, hispanista, le preguntó al marido de una colega donde debía poner las manos cuando las señoras lo abrazaban .El español le aclaró donde no debía ponerlas, y enseguida se acostumbró. No fue el caso de un alumno japonés de doctorado que me confesó que se sentía abrumado por aquellos gestos que “invadían su espacio”, su cultura  lo consideraba una falta de respeto. En la nuestra , ahora , se consideran saludables, dicen que incluso disminuyen la tensión arterial.

Un buen abrazo anula el espacio personal, sientes el cuerpo de la otra persona entre tus brazos, su volumen, su calor , su olor … abrazos amorosos, abrazos familiares , abrazos de amigos que se quieren; maravillosos gestos que nos hacen sentir que no estamos solos. Ojalá que la “distancia de seguridad “ no los convierta en recuerdos.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2020/07/06/volveremos-abrazarnos/0003_202007G6P12996.htm

Nueva edición de Recóndita armonía

Ya en está en las librerías la edición de Recóndita armonía de <<Clásicos Castalia>> con estudio introductorio de José María Merino. https://www.castalia.es/libros/1081/recondita-armonia

 

El peligro de los asintomáticos

 

En los últimos días, según datos oficiales , el porcentaje de casos de contagiados sin síntomas, ha subido al 60%., y en palabras de Jesús Cabrillana, secretario de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, “Sin casos asintomáticos ya habría acabado la pandemia”.

“El hecho de que las posibilidades de desarrollar la enfermedad de una forma asintomática aumenten a medida que descendemos en los grupos de edad -un 82% de los menores de 19 años- hace que los más jóvenes sean un vehículo idóneo para el virus ante la falta de percepción del riesgo en la que pueden incurrir.”

Hemos visto en las noticias de diversas cadenas que adolescentes y jóvenes confiesan mayoritariamente que no usan la mascarilla y que, si se la ponen, se la quitan en sus reuniones y fiestas.  Según Cabrillana es lo habitual “Si tú dices me voy de botellón, me lo paso tan bien y la probabilidad de que me infecte no es segura y, si me infecto probablemente pasaré un resfriado, pues me voy de fiesta” (…) Éste es el comportamiento que conocemos no de ahora, sino del control de la enfermedad infecciosa en general”.

Ante las dificultades de detectar a los asintomáticos y concienciar a los grupos más jóvenes, Cabrillana concluye, “no tenemos más remedio que centrar nuestros esfuerzos en proteger a la población vulnerable”.

Yo creo que dar por hecho que no se puede concienciar a los jóvenes es la misma  postura de esas familias que acaban cediendo a todos los caprichos del “rey de la casa” para que los deje tranquilos. Pero mucho me temo, que la solución vaya a ser la de confinar a los viejos hasta que salga una vacuna eficaz. ¡Socorro, Frau Merkel!

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2020/06/29/span-langgl-perigo-dos-asintomaticosspan/0003_202006G29P10993.htm