Un niño y un balón

 

Hay desgracias que una piensa que no deberían repetirse, que pueden suceder una vez por ignorancia, pero nunca más , porque un niño y un balón solo pueden estar juntos en un lugar cercado: un campo de futbol, un parque sin estanques, un prado lejos de cualquier terraplén o desnivel del terreno, pero nunca en la calle, ni cerca del mar, ni de un río … porque el balón rueda y el niño sale corriendo tras él, sin pensar, como atraído por un imán , y los adultos no consiguen detenerlo, corren menos, no consiguen llegar antes que el coche, antes que el viento que empuja el balón, antes que la ola que se lleva al niño y a su pelota.

Ha ocurrido una vez más, en Ponferrada, ahí al lado, un niño rumano de trece años, que jugaba con su hermano de diecisiete , junto al Sil, que bajaba crecido por las últimas lluvias. El chaval se lanzó al agua para recuperarlo, y una piensa que a los trece años debería saber que eso no debe hacerse nunca, pero lo pensamos porque no sabemos lo que el balón significa para el niño, no entendemos la fuerza que los une, lo que para el significa… Tras él lanzó su hermano para rescatarlo, pero el río fue más fuerte, o quizá debería decir, la Desgracia, esa loba que nunca se harta.

Rosalía lo dijo mejor que nadie: “O mal fillo é do inferno, o ben do ceo  / a desgracias ¿ de quen? Loba que nunca farta se ve… ¿ de donde ven ¿ qué quer? … “  Preguntas sin respuesta. Sólo un niño muerto y un balón río abajo.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2016/04/04/neno-balon/0003_201604G4P11995.htm

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s