COMIDAS NAVIDEÑAS

 

Leí hace unos días en este periódico que durante una comida de Navidad los comensales de dos empresas acabaron a golpes y destrozaron parte del local en el que la celebración tenía lugar.

Las peleas se dan también en las comidas familiares. La recomendación de paz en la tierra no parece estar presente en estas reuniones en las que las suspicacias , las envidias y hasta los resentimientos más ocultos saltan de pronto a la superficie. El hecho es tan frecuente que ya en algunos medios de comunicación dan consejos para evitarlas: no hablar de política, de religión ni de futbol y evitar la más mínima crítica a la vestimenta de los presentes o a los manjares que alguno ha cocinado, o que otros han aportado al convite,

Esas situaciones me parecían ajenas a mí experiencia y a mí talante hasta que hace unos años participé durante una cena navideña en una discusión apasionada y cada vez más agresiva sobre un asunto aparentemente inocuo : cual había sido el lugar exacto en que cayó el coche en que murió Carrero Blanco. Los jóvenes aseguraban que fue en el suelo del patio del convento de los jesuitas, y “los mayores” estábamos seguros de que había sido en una azotea, o saledizo , a media altura.

Desde entonces, cuando alguien discrepa sobre cualquier asunto , sea el que sea, otro miembro de la familia se encarga de cambiar de tema inmediatamente. A nosotros nos ha dado buen resultado.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2015/12/31/comidas-do-nadal/0003_201512G31P14992.htm

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s