QUE DIOS NOS COJA CONFESADAS

Trece mujeres asesinadas en este año, víctimas de la violencia machista. Unas habían denunciado y otras no, alguna tenía protección y orden de alejamiento y otras sufrieron en silencio. Unas eran amas de casa, con escasa instrucción y otras profesionales con un trabajo remunerado. Las mataron hombres de todas las edades, desde los veinte a los setenta, en toda las comunidades, de todas las clases sociales. El maltrador ,como la mala hierba, crece en cualquier parte.

Datos los suministrados por la Fundación ANAR : 274 chicas llamaron para denunciar que son víctimas de violencia por parte de sus parejas. Ya está actuando una generación que puede acabar matando.

Las conclusiones son obvias: La medidas de protección a mujeres en riesgo son insuficientes e ineficaces. Y no hay que utilizar esto como arma contra el partido en el poder. El mal viene de lejos. Ha fallado la educación infantil. Hay que formar educadores que a su vez eduquen bien y sepan detectar los signos de violencia, hay que incrementar la presencia y las funciones de los psicólogos en los Centros, deben multiplicarse las campañas contra el maltrato hasta conseguir concienciar a la sociedad. Los familiares, los amigos, los vecinos que sospechen de maltrato deben implicarse. Los maltratadores tienen que sentir el rechazo de la sociedad y la amenaza de un castigo ejemplar. Si no acabamos con esta peste …¡Que Dios nos coja confesadas!

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2015/05/19/deus-colla-confesadas/0003_201505G19P189914.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s