¿Gustaríalle que o fixese a sua filla … ?

Eso é o que deberían preguntarse todos os que , de boa fe, defenden a legalización da prostitución . Dos outros , dos propietarios de prostíbulos máis ou menos disfrazados de bares de copas , non falo, porque é evidente que están a defender os seus intereses nun negocio baseado na explotación, e non hai que darlles creto cando cantan as loubanzas da legalización do “oficio máis vello do mundo “.Pero hai moita xente que , de boa fe, pensa que legalizando se pode mellorar a situación desas mulleres que ofrecen o seu courpo a cambio de cartos.

O argumento máis utilizado polos que están a favor é que a erradicación é imposible . A prostitución existe dende sempre e seguirá existindo – din – mentres haxa homes e mulleres dispostos a conseguir favores sexuais a cambio de diñeiro ; e homes e mulleres dispostos a vender eses favores.  Diríase que esa disposición ó mercado carnal forma parte da nosa natureza , tan imposible parece para moitos eliminala . Pero é obvio que se trata dun feito non natural senón social , e polo tanto susceptible de ser eliminado das costumes civilizadas , como se eliminou a escravitude , a tortura legal , e tantas outras costumes e leis primitivas.

A escravitude é un bo exemplo , porque moitos espíritus compasivos intentaron no seu día mellorar a situación dos escravos, e de feito fixérono , pero tratouse sempre de componendas inútiles que no fondo non fixeron máis que tranquilizar as conciencias dos que escravizaban . O remedio só podía ser un : eliminar unha situación que ía en contra do dereito á propia vida e a propia liberdade . O argumento para mantela era similar ós que hoxe se utilizan para regular a prostitución : era unha necesitade social, existía dende sempre , evitaba males maiores ; e , ademáis , moitos escravos estaban contentos cos seus amos e a súa situación.

A aparición nalgúns medios de prostitutas de luxo, que aseguran ter escollido voluntariamente ese oficio e atoparse a gusto nel, é tan patética como as imaxes daqueles negros americanos que, tras a abolición, pedíanlles ós seus amos que os deixaran ficar con eles . Uns e outras perderon o sentido da liberdade e da dignidade personal e so merecen compasión . Sen esquecer que as putas de alto standing ( “de alto estante” como di un taxista do meu barrio ) son unha escasísima minoría que non debe enmascarar a situación de verdadeira escravitude na que viven a maioría das que se dedican a tal profesión.

Cando sintan a tentación de pensar que mellor estarán legalizadas pregúntense a se mesmos ¿ gustaríame que a miña filla , a miña nai , a miña muller, a miña irmá se adicase a ese oficio ? Vaian poñendo o oficio ou profesión que menos lles guste, que máis detesten e pensen: ¿ eso ou puta ?. Pois se para as mulleres da familia ( ou para os homes ) preferimos calquera oficio antes que a prostitución ¿por que non deixarse de hiprocresías e poñerlle un remedio definitivo ?

4 Respuestas a “¿Gustaríalle que o fixese a sua filla … ?

  1. Me alegra moito atopar por fin a unha muller que, defendendo-los dereitos do seu sexo, non caiga na demagoxia barata con que tan a menudo castígannos certas supostas femenistas nos medios. A pregunta con que vostede titula este artículo é a clave do asunto: ¿gustaríalle, maldito bastardo, que a súa filla acostárase cun verraco detrás doutro, eh, eh…, e a vostede, señora, gustaríalle que a nena que criou fora montada por un cabestro tras outro? Respondan, diantre. ¡Respondan! ¿Quén defende o comercio de carne humana? Os responsables dos locais de alterne (máis eufemismos, qué é o qué se alterna), os magnates rusos do tráfico de armas e brancas, os explotadores de turno da especie… e, polo visto, a progresía dos voceiros do sistema. A prostitución incrementouse nestos derradeiros quince, vinte anos, nun 200% nas nosas sociedades: e haila de tódolos tipos: mulleres que fan a rúa medio desnudas, mulleres que van como mercancía dun local a outro, mulleres que se reparten en certas esferas en base a certas promesas (papeis en regra, por exemplo), etc., etc., etc. Do mesmo modo que hoxe hai moito máis racismo (aínda que encuberto) que nos anos 70 (¿veremos a un negro non asexuado ou chistoso no cine?, ¿veremos a unha negra ser protagonista dun filme no que o actor principal sea branco?), as posicións de igualdade de oportunidades das mulleres son falsas: vemos moita uniformidade (declaróuselle a caza á feminidade), pero pouco respeto verdadeiro, poucas políticas efectivas, e pouco progreso nos cerebros planos que rixen os nosos destinos. Din algúns demagogos integrais: ten que haber liberdade sexual. ¿É a prostitución iso? ¿De veras pode facerse crer que a maior parte das putas fan o que fan porque reivindican a súa liberdade sexual? ¿Hai tantos tontos xa no mundo como para crer que as mulleres fantasean con ter centos de amantes? O asunto é que as cotorras do sistema dedícanse con moito aínco a ignora-la situación socio-económica que desemboca na prostitución. ¿E por qué? Porque vivimos nunha sociedad na que, veladamente, non se busca outra cousa que a explotación do home polo home. Neste caso a linguaxe quédase curta: a explotación da muller. Existe dende sempre, é o oficio máis vello de mundo -cacarean algúns. Moi ben, coma dende sembre existen a tiranía, as estructuras de poder, os gurús, os menciñeiros, os grupos armados (logo exércitos)… Precisamente o progreso consiste en supera-las deficiencias do home, en (nunha dialética nietzscheana) supera-lo propio home. A pregunta non é dende cando, senon por qué… existe a prostitución. E a resposta é evidente: máis alá de que sempre houbera quen se ofrecera a cambio dun ben material, nunha sociedade carente das abismais desigualdades socio-económicas que caracterizan á nosa, este “oficio” reduciríase ó mínimo, que naides albergue ningunha dúbida. Nembargantes, serva para comenzar a nosa acción individual, preguntándonos: ¿gustaríanos que o fixera a nosa nai, a nosa irmá, a nosa amante?

  2. Nembargantes, serva para comenza-la nosa acción individual, preguntarnos: ¿gustaríanos que o fixera a nosa nai, a nosa irmá, a nosa amante?

  3. No. O segundo comentario sobra (a acción era un suxeto, non un obxeto direito). Discúlpeseme o meu pésimo galego.

  4. Usaré el castellano. Y voy a permitirme desarrollar la idea del artículo.

    ———————————————————-

    Esta mañana, del día 25 de marzo (ya 26), antes de las 9.00 horas, encontrándome estacionado junto a un polígono industrial por razones que no vienen al caso, fui testigo presencial de unos hechos francamente degradantes: varias mujeres, vestidas con minifaldas y medias transparentes (a pesar del frío primaveral de los amaneceres de Madrid) salían ya a hacer la calle, o en mi idioma, y lo siento por la brusquedad, pero expresa mejor la realidad, salían ya a vender el culo. Igual de sorprendente (aunque si ellas estaban ahí, es lógico suponer que habría una relación lógica, basada en las costumbres al uso) era observar cómo los potenciales clientes (aminorando la marcha, haciéndose el avión…) se acercaban a ellas para echarle un vistazo a la “mercancía”. Fue irritante para mí ver cómo un asalariado (con furgoneta a nombre de empresa), camino al trabajo, montaba en su vehículo a una de estas mujeres (a la primera en llegar) y se perdía con ella en una calle solitaria. A los cinco minutos, reaparecía este individuo, de unos cincuenta años, saciado ya tras la más que presumible felación. Algún tiempo después, ella, que volvía a apostarse en una esquina. El mismo hecho se repitió tres o cuatro veces, con chicas y clientes distintos, durante la hora en que permanecí allí parado. Anotaré como curiosidad, ya lea esto la dueña del blog o algún navegante desnortado, que en ese lapso de tiempo fui también testigo de una costumbre parece ser que muy española: montarse un trío. Así, dos jóvenes (aproximadamente de mi edad) magrearon a una de esas putas sin el menor pudor, aun a pesar de que un coche patrulla pasó junto al polígono en varias ocasiones. No hace falta especificar cómo se ganaba el sueldo ella mientras tanto.

    Bien, ¿por qué vomitó esta experiencia? Confesaré que con la esperanza de que caiga por aquí algún putero, uno de esos que se indignan con comentarios feministas como el de este post. Así, hipotético navegante, te diré que las feministas se quedan cortas en sus críticas. La prostitución ni es ni ha sido nunca una “necesidad” histórica, sino una vil forma de explotación del hombre por el hombre (en este caso, de la mujer por el hombre). La prostitución no se ejerce (por cierto) por gusto, sino por otro tipo de razones, tanto psicológicas como sociales. Las sociales son evidentes: la mujer pobre se ve arrojada por la sociedad y el Estado a vender su cuerpo y su dignidad (el alma no existe, Dios ha muerto… ¿lo aceptamos? Pues aceptaremos también que el cuerpo es, por ello, nuestro único templo y santuario). Las psicológicas suelen obviarse, pero voy a apuntarlas yo aquí: la mayoría de las chicas que ejercen el oficio (el más viejo del mundo, dicen los braguetaflojas que así liberan sus conciencias) HAN SIDO O BIEN VIOLADAS EN SU ADOLESCENCIA (A VECES INFANCIA) O BIEN INCITADAS POR UN VARÓN CON EL QUE MANTENÍAN UNA RELACIÓN ÍNTIMA (A MENUDO POR MEDIOS VIOLENTOS) A VENDER SU CUERPO.

    En otras ocasiones, son sencillamente engañadas y esclavizadas. Pero no hace falta generalizar esta posibilidad cayendo en el victimismo. Aunque el ejercicio sea libre, la explotación es evidente y los condicionantes socio-culturales, decisivos.

    Me he referido al Estado: no lo he hecho casualmente. El mismo Estado que promueve el sexo adolescente, el aborto, etc., y dice defender la dignidad de la mujer (quede claro que el aborto no depende sólo de la voluntad femenina: es otra vida la que lleva dentro, y ésta no le pertenece) es incapaz de criticar el ejercicio de la prostitución. Lógicamente, a ese Estado le interesa que sus súbditos, alineados y alienados trabajadores de la sociedad posindustrial, posmoderna y de consumo, sean relativamente felices, o cuanto menos, gasten sus energías en todo lo que no sea reclamar sus derechos. Es decir, hipotético putero navegante en la red, que mientras la oligarquía política y la Banca te expolian, tú, arrastrado por la deriva de la progresía barata y el relativismo moral, te diviertes a costa de otra persona, a la que cosificas, como el esclavo degradado que eres.

    La prostitución es un atentado contra la dignidad humana, no únicamente la de la hembra de la especie. Una sociedad libre se define por la integración en un conjunto de personas libres. Y nada tiene que ver el sexo libre (es decir, la relación íntima entre un hombre y una mujer que han decidido amarse en un tiempo y momento dados, aun siendo conscientes de la fugacidad de su acción) con 1) la comercialización sexual y 2) la explotación sexual (ineludiblemente derivada del primer punto).

    Legalizar la prostitución, como exigen algunas repugnantes lumbreras, esas cacatúas periodísticas que comen del pesebre del sistema, supone incrementar la explotación de la mujer. Una vez legalizada la prostitución, se reclamaría mano de obra entre las chicas más jóvenes, puesto que, y lo voy a decir con toda crudeza, el cliente, consciente de que la putilla por la que paga se ha acostado ya con cientos o incluso miles de hombres, demanda, si no una virgen, sí una jovencita recientemente desvirgada.

    El bombardeo mediático de los explotadores neocapitalistas (y quede claro que no vomita aquí un comunista, ni un socialista siquiera, y tampoco un fascista), con todo tipo de intervenciones en televisión y prensa cacareando sobre la conveniencia de la legalización, no busca más que seguir relativizando la trascendental importancia de la sexualidad humana, favoreciendo así la explotación de la mujer (“trabajadoras del sexo” las llaman algunos cabrones) y el desapego del hombre respecto a sus pasiones, algo fundamental para que el superestado de la sociedad de consumo aniquile la individualidad humana y acabe robotizando la raza.

    Por último, odiado hipótetico putero, te diré que, cuando vuelvas a disponerte a pagar por una hembra (en Madrid hasta les cuelgan carteles en la Casa de Campo), no ya pienses en tu madre y la afinidad casi religiosa que, como mamífero que eres, acaso te una a ella, sino, al menos, en la infancia de esa mujer a la que vas a vejar (puesto que, por lo general, no tienes siquiera la decencia de llevártela a una cama, ni luego la higiene de asearte, cerdo de cuadra): esa mujer fue niña, esa mujer dio un día sus primeros pasos, esa mujer dijo por primera vez en una ocasión “mamá”, “papá”… mucho antes, tal vez, de que ahora, mecánicamente, musite: 15 el completo, 10 la mamada.

    Disculpe, Marina Mayoral, mi crudeza. Y reciba mi admirado saludo por saber decir NO al avance de la infamia en nombre de la libertad.

    Salud y acracia de un anarquista confeso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s