Madame Macron

En 1971 de estrenó en Francia Mourir d’aimer ( ‘Morir por amar’ ), protagonizada por Annie Girardot, que contaba la relación amorosa de una profesora de Instituto con uno de sus alumnos. Se basaba en una historia real y reflejaba el brutal rechazo de la sociedad, que acabó provocando el encarcelamiento de la profesora y su suicidio.

En 1993, Brigitte Trogneux, que daba clase en un liceo de jesuitas de Amiens, casada y con tres hijos, iniciaba una relación con un alumno, 24 años más joven. Se divorció, se fue a París , y hace diez años se casó y sigue casada con el que se ha convertido en el presidente más joven de la República Francesa.

La sociedad admite sin problemas que el hombre sea 20, 30 o hasta 40 años más viejo que su pareja, pero no que lo sea la mujer. Hay un prejuicio que solo se suaviza la famosa es ella. Quizá se trata de una relación de poder : la riqueza , la fama , el poder, borran la diferencia de edad. Y pienso en Edith Piaf y Theo Sarapo o Sharon Stone de 54 años y su novio de 27 años.

Brigitte Trogneux fue durante algún tiempo la parte más poderosa de la pareja- la profe ante el alumno – pero esa relación hace muchos años que ha cambiado y habrá que entenderla como la que unió a Benjamín Disraely con su esposa Mary Anne, mucho mayor que él, y gran colaboradora en su labor política. Habrá que pensar, sencillamente , que hay historias de amor que, pese a los prejuicios,  acaban bien.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/05/27/madame-macron-idades-das-parellas/0003_201705G27P17992.htm

 

 

¿Un nuevo watergate?

Donald Trump asegura haber destituido al jefe del FBI, James Comey , por su manejo de la investigación de los correos electrónicos de Hillary Clinton, pero eso no se lo cree ni su señora. El sentir general es que lo ha cesado por llevar adelante la investigación para determinar si los miembros de la campaña de Trump conspiraron con Rusia para influir en las elecciones presidenciales de 2016 . Así se refleja en The New York Times, The Washington Post , The Guardían y también en el resto de la prensa europea.

En USA tienen muy presente que Nixon ordenó el cierre de la investigación y el despido de Archibald Cox, fiscal especial del caso Watergate.

No lo consiguió y no sabemos si Trump va a conseguirlo. Andrew McCabe , el director interino del FB, ha dicho que no hay un intento de la Casa Blanca de “impedir” la investigación de Rusia,  pero ha prometido que informará al Congreso s si hay “interferencias”. Pero Sarah Sanders,  portavoz del gobierno, ha dicho: “Es hora de dejar atrás la investigación sobre Rusia.

Ojala que haya de nuevo periodistas dispuestos a arriesgarse , como lo hicieron Woodvard y Bernstein en el Watergate, y  aparezca una nueva “garganta Profunda” que filtre información , y haya periódicos dispuestos a avalarlos.

Así quedaría de manifiesto la mejor función de la Prensa: la de informar con veracidad y con independencia, y la de denunciar la corrupción y los abusos del poder.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/05/17/span-langgl-novo-watergatespan/0003_201705G17P17994.htm

 

 

El muerto resucitado

Los ciudadanos de a pie, en esto de la política, no ganamos para sustos. Tras los 1400 millones que nos va a costar el apoyo vasco a los presupuestos , ya se anuncian otros 450 para conseguir el de Nueva Canaria,  todos ellos del bolsillo del contribuyente. Así, con dinero ajeno,  cualquiera negocia , sin consultar a “las bases” ni a “militancia”, como hacen otros , que parece que el PP no tuviera ni bases ni militancia.  Aunque , bien mirado, como los millones los vamos a pagar todos los españolitos, también los independentistas, pues para qué va a consultar, paga, y ¡hala! hasta la próxima, que será pronto, porque esto de cobrar para dejar gobernar es un chollo.

Pero, en fin, para sustos, nada comparable a la resurrección del que fue calificado de “muerto viviente”, y  “cadáver ambulante” ¡Y qué resurrección! Se ha convertido definitivamente en la masa ectoplasmática que ya anunciaba maneras en su primera etapa vital . Ahora su capacidad de  cambio es infinita y por ello indestructible, lo que antes era “no es no”, ahora es “ sí es sí”,  sin dejar de ser  “no es no” , o sea, que es Alfa y Omega , cenit y nadir, Ormuz y Ahrimán…

Y a todas estas, Patxi López clamando por la unidad , del PSOE, no de España, por supuesto, ofreciendo en TVE paz y conciliación, con un gesto y una voz sosegada, que era tal cual el papa Francisco… Y es que ya se lo comentaba el otro día: ¡qué difícil seguir creyendo…!

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/05/10/morto-resucitado/0003_201705G10P14994.htm

 

Unha xoia que encerra outra xoia: Libro das abandonadas.

O «Libro das abandonadas» fai honor á fama de Franco Grande. O poeta fálanos desde a voz das mulleres que sufriron as feridas do amor, da soidade e do abandono

Marina Mayoral
08/05/2017 04:00

Sempre envexei aos poetas capaces de acuñar eses versos que se nos quedan gravados na memoria, máis fortes que o tempo e o esquecemento. Entre eles está Franco Grande con aquela despedida onde amor, tempo e soidade fundíanse: «Meu gran amor de sempre, / amiga que te fuches sen máis volta, / como se van os mortos» (versos tomados do libro Herdo de memoria e tempo).

O Libro das abandonadas fai honor á fama do autor. O poeta fálanos desde a voz das mulleres que sufriron as feridas do amor, da soidade e do abandono: a primeira Rosalía de Castro. Franco Grande cántanos a Rosalía como a muller abandonada ao nacer, que levou sempre sobre ela a sombra dun desamor e dun pecado. E a voz do poeta ao evocala lémbranos versos de Quevedo (“Soy un fue y un será y un es cansado”). «Un agora sen onte / o teu presente sen porvir á vista, / navío sen amarras / á toa polas ondas do presente»

Veñen despois as viúvas de vivos, ás que Rosalía foi a primeira en dar voz: mulleres que envellecen mirando ao mar, esperando a volta do home que non regresa nunca: «Longas se fan as horas, / Longos se fan os anos, longo o tempo».

E chega a desesperación: «Mesmo como unha besta cando alasa, /Revólveste en ti mesma e vas ferida / Por unha vida inxusta e desavida / Que enteira te consume e que te arrasa».

Finalmente o poeta dá voz ás amantes abandonadas, anónimas unhas e famosas outras, como Gaspara Stampa, Mariana Alcofarado e, quen ía dicilo, Marilyn Monroe, que viviu moitos amores e morreu soa. Nesa terceira parte alternan reflexións sobre o amor con amargas queixas de amantes:

«Non ama moito nin tampouco fino / Quen sempre a un novo amor se presta aberto» (do soneto a Marilyn).

«O amor, como unha areira entolecida, / Na árbore forte a modo vai zugando» (do soneto a Gaspara Stampa).

«Ergo o meu berro de animal ferido, / Maldigo a mesquindade que demostras / Como refugo a miña inxenuidade».

E, como en todos os grandes cancioneiros amorosos, atopamos aquí a mestura de paixón e dor, inseparables, ou estrañados cando faltan: o cravo de ouro, de ferro ou de amor de Rosalía, a aguda espiña dourada de Antonio Machado: «Pero esquecer non podo nin quixera / Tanta paixón coa miña dor revolta / Só podería xuntas esquecer.

Por moito que esa dor eu padecera / Salvaría a paixón con ela envolta / Aínda que a dor tivese que manter».

Sería inxusto non mencionar a elegante e belísima edición destes versos realizada por Teófilo Edicións: o papel de suave cor beixe, o deseño de páxina con amplas marxes e grecas nos ángulos, o formato da cuberta e a caixa de cor negra e letras prateadas que o encerra. En suma, un magnífico envoltorio para un magnífico contido, unha xoia que encerra outra xoia.

 

Desconfía y acertarás

 

No siempre resulta cierto el refrán, pero en la sociedad actual se ha instalado una desconfianza creciente hacia personas e instituciones que antes nos parecían respetables.

Pocos se fían ya de los políticos y lo mismo sucede con los jueces, cuya imparcialidad se pone a diario en entredicho.

Los Bancos han dejado de ser el lugar seguro donde depositar y a veces aumentar nuestro dinero para considerarse cueva de Ali Babá o agujero negro sideral donde se volatilizan nuestros ahorros.

Los médicos al parecer no se preocupan de curarnos sino de incrementar las ganancias de la industria farmacéutica. Por ejemplo, recetando estatinas a diestro y siniestro , pese a estar demostrada la peligrosidad y en muchos casos la inutilidad de este medicamento.

Las multinacionales farmacéuticas en opinión del psiquiatra norteamericano Allen Frances “se han vuelto más peligrosas que los cárteles de la droga”,  y  manejan a su antojo la Organización Mundial de la Salud, según afirma un funcionario de la propia OMS  (entrevista en Discovery Salud , nº 144).

La independencia de las organizaciones ecologistas también está en entredicho por su vinculación a grandes empresas como Shell, Barclays, Anglo- American Corps, etc, etc.

La Iglesia, por el descubrimiento de los casos de pederastia, unidos a la tradicional acusación de ponerse del lado del poder, es también objeto de desconfianza.

Pero hay políticos honestos, jueces imparciales, Bancos seguros, médicos abnegados, sacerdotes castos y ONGs que luchan por un mundo más justo y más saludable.

Desconfiar de todo solo sirve para amargar la vida, la propia y la ajena.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/05/06/desconfia-acertaras/0003_201705G6P14992.htm

 

 

Lo normal

El acusado con total tranquilidad , declaró que la comisión que se daba era del 3%, “la normal”. Podía parecer una actitud de desvergüenza, pero no lo era. Recuerden a la pobre mujer que le aseguró al juez que su marido le pegaba “lo normal”, y lo decía convencida de que todos los hombres pegaban a sus mujeres y que solo en caso de que se excedieran se atrevían a denunciar.

Esto es lo mismo. A veces al hombre se le va un poco la mano, sin llegar al nivel de denuncia, y a veces la comisión pasa al 4% , sin perder su condición de normalidad.  La pregunta irónica de un letrado sobre si la subida respondía a la del nivel del vida, no  cambió la actitud del acusado que, sin tomar nota de la ironía, informó de que el 3% o el 4% era “lo habitual en el mercado”.

El declarante reconoce  su participación en los hechos, para de ese modo rebajar su pena, pero, lo hace sin reconocer el delito, dando carácter de normalidad a aquello de lo que se le acusa a él y a sus compinches.

Y quizá esté en lo cierto, porque “normal” es lo que se considera como regla social  y, en, términos estadísticos, es el promedio aceptado socialmente. Y ahora se diría que el delito sólo se mide por la cantidad de ceros de lo robado, estafado o defraudado.

Los 900.000€ cobrados por la mujer de Fraçois Fillon por trabajos ficticios, sumados a los casi 50.000€ en regalos no han impedido al político francés aspirar a la presidencia de Francia. Quizá el ex presidente de la Comunidad de Madrid pueda acogerse también a la normalidad vigente. Así estamos.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/04/24/normal/0003_201704G24P13992.htm

 

 

Tragedias cotidianas

 

Las repetidas citas en la web de la opinión del filósofo alemán Peter Sloterdijk sobre las consecuencias de la avalancha informativas de noticias trágicas en la vida cotidiana demuestran la preocupación por el tema.

Opina Sloterdijk que el ser humano tiene una capacidad limitada para asumir desgracias ajenas y que, cuando llega a ese umbral , se instala en la indiferencia o en  una indignación permanente.

El dramaturgo francés Anouilh ya planteó el tema en La Sauvage,  donde la protagonista renuncia a la posible felicidad con el hombre que la ama con una frase terrible : “ Siempre habrá en alguna parte un perro perdido que me impedirá ser feliz”.

La indiferencia quizá sea la consecuencia más frecuente: saltarse la noticia del periódico, cambiar de canal; cerrar los ojos, porque ya basta con las desgracias propias.

La indignación no es más positiva y puede llevar a situaciones de extrema violencia, actos vandálicos y venganzas contra inocentes, o posturas xenófobas: cerrar fronteras, aplaudir invasiones militares, defender la tortura…

Creo que una postura positiva es la colaboración en los intentos de paliar la tragedia ajena. Algunos la identificarán con la vieja imagen de “el rico“  que da una limosna y con ello tranquiliza su conciencia. Pero hay muchas formas de colaborar y cada uno debe determinar hasta dónde quiere llevar la suya. Y después, ¡a disfrutar de lo que la vida nos ha dado!. Estoy segura de que incluso Teresa de Calcuta,  a ratos, desconectaba.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/04/20/traxedias-cotias/0003_201704G20P15994.htm