Chapuzas de Renfe

Renfe anunció que los trenes desde Madrid a Galicia harían parte del viaje en autobús desde el 3 al 6 de agosto por obras del AVE. Yo cambié mi billete para el día 7, confirmé la víspera que no había incidencias y me dispuse a disfrutar del verano gallego.

No fue fácil. En la estación de Chamartín los escasos miembros del servicio de Atendo fueron desbordados en el control de equipajes por pasajeros apresurados  que no respetaron la prioridad de los tullidos, cojos, y enfermos.  Los viajeros que podían hacerlo corrían por el andén para coger un buen sitio para su equipaje, como en los tiempos de la postguerra.

Era solo el comienzo. A los dos minutos de arrancar el tren, el revisor anunció: Desde Zamora seguirán en autobús hasta el punto de destino. Más que chapuza aquello era un engaño manifiesto. Los viajeros, desolados, preguntaban: ¿Tambien los de Lugo?. Sí, Todos.

En Zamora,  estación moderna, cientos de personas , con equipajes pesados , colapsaron un estrechísimo ascensor que debía acercarnos a los autobuses. Un miembro de Atendo abandonó el carro de los equipajes  diciendo: Tienen que empujar  ustedes. Allí nos quedamos un señor de noventa y cinco años con insuficiencia respiratoria, la esposa de otro señor en silla de ruedas , yo con un hombro lesionado y mi amiga Adriana, también en rehabilitación, pero que, con un entusiasmo a prueba de Renfe, empujó y maniobró un carrito con seis maletas y tres mochilas para llegar al autobús.

Del trayecto en autobús, mejor no les cuento. Menos mal que al llegar a Lugo nos esperaba Mauro , con su taxi impecable, su conducción tranquila y su amabilidad. Por fin empezamos a disfrutar, pese a Renfe,  del verano gallego.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/08/13/chapuzas-renfe/0003_201808G13P12994.htm

Anuncios

¡Que la indulten, contra!

Lo ha hecho mal, de acuerdo. Y es posible que sea una insensata que no reflexiona antes de tomar decisiones. Ha estado muy mal aconsejada por sus abogados, o , incluso, es posible que no les haya hecho caso.  Pero , qué diablos!, es una mujer maltratada, que ha tenido que convivir durante años con su maltratador , a quien por cierto solo condenaron a tres meses de prisión, y en esas circunstancias es difícil reflexionar con frialdad y obedecer el requerimiento de entregar a sus hijos al hombre del que huía.

Los jueces españoles no gozan últimamente de simpatía popular a causa de algunas sentencias , que son acordes con las leyes pero que chocan con la sensibilidad de la sociedad en temas delicados como las agresiones sexuales o el maltrato. Y este caso viene a remachar el clavo. Varias asociaciones de mujeres  han acusado al juez por falta de imparcialidad,  basándose en  su postura en otros casos y Margarita Robles ha criticado las descalificaciones  a la acusada: “Los jueces se tienen que limitar a argumentar, no a descalificar”.

Críticas aparte, la realidad es que, con el código penal en la mano, el juez ha condenado a perder sus hijos , a cinco años de cárcel, al pago de las costas del juicio y de  30.000€ de indemnización al marido, que al parecer es la víctima , a una mujer que  huyó de un lugar remoto en el que era una extranjera, intentando que los niños no sufrieran el maltrato que ella  había sufrido.

No creo que merezca ese castigo. Se puede pedir su indulto en change org. indulto Juana. A grandes males, grandes remedio.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/08/01/indulten-contra/0003_201808G1P13994.htm

 

¿Excesos feministas?

 

Las reivindicaciones feministas de los dos últimos años han provocado por una parte una mayor concienciación de mujeres y hombres , que se han sumado a movimientos como el de “Me too”, y por otra una corriente de opinión bastante amplia que considera que las feministas “ se han pasado de rosca” al considerarse ofendidas, por ejemplo, si alguien les dice en la calle “¡guapa!”.

En las redes abundan los chistes que caricaturizan la postura de reivindicar el derecho a no ser molestada con comentarios no solicitados. El último que he recibido en mi móvil dice : “Le di los buenos días en el ascensor a una compañera de trabajo y el sábado tengo que ir a declarar en el juzgado”.

Una profesora de cincuenta años, persona a quien siempre he considerado de buen criterio, me escribe comentando mi  artículo sobre los piropos: “Cuando era joven, me eran incómodos, después me divertían y ahora me halagarían”. Entre las mujeres de mi generación, ya todas abuelas, esa es la opinión más común.

Yo les confieso que no sé dónde se puede poner el límite. En el Siglo de Oro , lo caballeros desenvainaban las espadas por una mirada que les parecía ofensiva. Y hay miradas masculinas que realmente lo son para una mujer y ante las cuales no se  puede hacer otra cosa que ignorarlas.

Es posible que las feministas hayamos caído en algún exceso , pero creo que eso servirá para compensar tantos años de aguantar comentarios que solo pueden calificarse de obscenos. Así podremos llegar a un deseable y equitativo término medio.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/07/30/excesos-do-feminismo/0003_201807G30P10993.htm

 

 

 

Y si lo raptan…

El juez LLarena ha retirado la euro orden contra los fugitivos de la justicia española. Ya me dirán para qué sirve tal ley cuando cualquier juez europeo de provincias , en lugar de acatarla , da más crédito al delincuente que a los jueces españoles y hace mangas y capirotes de la euro orden sin que nadie se lo impida. Pues así están las cosas y Puigdemont y Cia pueden pasearse libremente por el mundo.

Cuando leí la noticia se me vino a la cabeza la captura de Adolf Eichman por el Mossad, esas cosas de mi imaginación de novelista. Yo tenía dieciocho años  cuando el comando israelí dio caza a una de los más grandes criminales de la Historia reciente, que resultó ser, misterios de la humana naturaleza , un marido afectuoso que le llevaba flores a su mujer en el veinticinco aniversario de su boda. Aquello me impresionó y también lo que dijo en el juicio : que él era solo un instrumento , que cumplía órdenes. Y también seguí con interés la polémica acerca de la legalidad del procedimiento de captura y del propio juicio : totalmente ilegal todo , según los expertos, pero ya saben cómo acabó : lo ahorcaron y punto.

Y me pregunto qué pasaría si a Puigdemont , en uno de sus paseos de hombre libre por el mundo, unos sicarios lo secuestran y lo dejan caer a las puertas de la cárcel de Carabanchel, por ejemplo. ¿ La Unión Europea  nos obligaría a devolverlo a su lugar de residencia ? ¿Nos echarían de la UE?.  Seguro. Eso solo les sale bien  los judíos alemanes.

Esperemos que al menos la lección sirva para andar más listos y  no dejar escapar a quienes delinquen en España y  buscan refugio en una Unión Europea que no respeta los derechos de sus estados miembros.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/07/20/raptan/00031532118295413211263.htm

 

 

Cuanto más te inclinas…

En la pantalla de la TV veo en las escaleras del palacio de La Moncloa al presidente de España que recibe , sonriente y amistoso ,a un individuo que lleva en  la solapa un lazo amarillo. Alguien a mi lado cita con sarcasmo  :A quien te hiriere en la mejilla, dale también la otra  .

La imagen y las palabras de los evangelios me hacen de pronto retroceder a los años de mi infancia. Son los tiempos de la postguerra, de las cartillas de racionamiento y del hambre. En los pueblos se cuece el pan por las noches para evitar a los agentes de la temible “Fiscalía”. Hay abusos flagrantes de autoridad y humillaciones que se suman al abuso. En mi casa, que es dulcería desde los tiempos de mi bisabuela, se esconde la harina y el azúcar  para poder trabajar. Uno de aquellos días nefastos le oí a mi abuela algo que nunca he olvidado : “Cuanto más te inclinas , más se te ve el culo”.

Quizá Pedro Sánchez está poniendo en práctica la máxima evangélica , aguantando que el máximo responsable de las prisiones catalanas luzca un lazo amarillo en la solapa y que el presidente autonómico de Cataluña se presente de igual guisa para su cita en la Moncloa. Lo que está  claro es que no ha tenido una abuela que le dijese donde le dan a uno las patadas cuando te inclinas demasiado para conseguir algo o congraciarte con alguien. La cosa no tendría importancia si se tratase de un señor particular, pero es el presidente de la nación y las bofetadas y las patadas las recibe España.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/07/14/canto-mais-inclinas/0003_201807G14P16994.htm

 

 

¡Guapa!

Una chica va andando por la calle,  un operario  desde un andamio le grita: “hasta luego, preciosa”.  Ella le dice que la ha molestado, él no se disculpa y ella graba en su móvil un alegato en pro del derecho de las mujeres a no ser molestadas en la calle por comentarios de desconocidos. Le anuncia que lo va a subir  a las redes y así él se lo pensará dos veces antes de reincidir.

Los comentarios a su video en la web son una clara muestra de las dos posturas que hoy se enfrentan en el tema de la igualdad. Una minoría , tanto de hombres como de mujeres,  da la razón a la chica y considera el piropo una forma solapada de machismo , herencia de una sociedad patriarcal en la cual los hombres opinaban sin recato sobre el físico de las mujeres. Y una mayoría que insulta a la chica, la tratan de gilipollas, feminazi, quema calzoncillos,  reivindicando ellos su derecho a decir lo que les de la gana y ellas la inocencia y el placer de un piropo. Una de las más agresivas asegura que “ellas” también piropean a los chicos guapos… Supongo que lo hacen en grupo, como la Manada, imitando lamentablemente comportamientos masculinos.

Algunos hombres confiesan su desconcierto ante el enojo de la chica; no lo entienden,  “ya no se va a poder ni ligar”, dice uno. O sea, no saben cómo acercarse a esa nueva mujer que pide que se respete su espacio y su derecho a no ser molestada con comentarios que no ha solicitado. Hace unos treinta años yo solté una frase en una entrevista que llamó mucho la atención : “Los hombres hoy no saben dónde están”. Me temo que muchos no han encontrado todavía el sitio que les corresponde.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/07/06/guapa/0003_201807G6P13995.htm

 

El perverso efecto de la fama

Todos los delincuentes famosos han tenido imitadores, desde Jack el destripador a Charles Manson pasando por Al Capone. No es de extrañar que en Canarias haya aparecido un grupo que se autodenomina la Nueva Manada.

La imitación de una conducta delictiva puede deberse a la identificación con esa conducta  y a la  admiración ante alguien capaz de realizar lo que ellos desean y no se atreven a hacer, sentimiento frecuente en los crímenes racistas, en las violaciones y en los robos a gran escala. Y también, muy frecuentemente, el detonante para convertirse en imitador es la fama alcanzada por los delincuentes. Probablemente en el caso de Canarias funcionan ambos motivos.

El deseo de notoriedad puede ser, en algunos casos, lo que provoca el delito. Hace años dos chicas asesinaron a una compañera porque matarla era “ una experiencia nueva “  que les permitiría “hacerse famosas”. Ellas admiraban a José Rabadán, el chico que mató a sus padre y a su hermana con una katana y que acaparó la atención mediática durante meses.

En estos días, uno de los miembros de la manada original pretendió renovar su pasaporte, cosa absurda en su situación, pero no carente de sentido.  Lo que ha conseguido es atraer de nuevo la atención hacia él, ya no como grupo sino individualmente. El próximo paso será hacer declaraciones…Me temo que las manadas van a proliferar.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/06/30/perverso-efecto-da-fama/0003_201806G30P15992.htm