Desaparecidos

En España desaparecen cada día unas 34 personas que , al año , suman más de diez mil. La mayoría son menores de edad , extranjeros que se escapan de hogares de acogida o desapariciones breves, de dos o tres días,  provocadas por disputas familiares o sentimentales. Pero algunos no vuelven  y de esos hay entre cinco y diez casos al año.

Según datos del Ministerio del Interior , hay actualmente unas 14 mil personas desaparecidas en España y mil casos abiertos de niños. Son datos escalofriantes y para mí sorprendentes.   Yo creía que este verano solo había desaparecido en España Diana Quer, porque solo de ella se habla cada día en la televisión pública. Y resulta que han desaparecido también Ivan Durán, un gallego de casi dos metros de estatura, y Manuela Chavero, Y David Gómez y Carmen Carracedo y Miguel Fernández y vayan ustedes a saber cuántos más … Sus familias , tan angustiadas y doloridas como los Quer, se estarán preguntando porqué  a ellos no se les dedica tanto tiempo en la tele que todos pagamos con nuestros impuestos. Y unirán al dolor de la pérdida un sentimiento de discriminación que se les podía haber ahorrado.

Confío en que la guarda civil y la policía busquen con  el mismo ahínco a todos , pero sería conveniente que , igual que se regulan en TVE los minutos dedicados en periodo electoral  a cada partido político, se tratase con la misma consideración a las familias de los desaparecidos.

 

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2016/09/24/desaparecidos/0003_201609G24P14994.htm

 

Una inmolación heroica

 

Cuando lo oí me quedé atónita: Pedro Sánchez se está inmolando por una causa justa. Lo decía un votante socialista, tan recalcitrante en su defensa de Sánchez como este en su postura del no absoluto.

Es una opción que nunca se me pasó por la cabeza. He atribuido las repetidas negativas del líder socialista a una postura semejante a la del envidioso visir Iznogud  que conspira interminable e incansablemente contra el califa Harum , porque “quiere ser califa en lugar del califa “, según nos contaban en divertidas historietas  René Goscinny y  el dibujante Jean Tabary allá por los años sesenta.

Creí que el deseo de ser presidente podría llevar a Pedro Sanchez a esa actitud que, de momento, solo le ha servido para perder votos y llevar a su partido a la peor situación desde hace muchos años. Incluso he pensado en una problema psicológico que padecen algunos individuos que , cuando adoptan una postura, son incapaces de rectificar, aunque las circunstancias lo aconsejen.

Lo de la inmolación ha sido una sorpresa : Al parecer Pedro Sánchez se inmola con plena conciencia: es un luchador en una batalla contra el Mal ( o sea, Rajoy ) que sabe que le puede costar su vida política ( o sea, su posición en el partido ), situación que ve cada vez más posible, pero él no se rinde: alguien tiene que dar esa batalla. ¡Ay, Señor! No lo había pensado , pero ahora recuerdo que en Psiología a eso se le llama síndrome del superhéroe.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2016/09/19/inmolacion-heroica/0003_201609G19P12994.htm

 

 

La hermana pequeña

En medio del misterio y la confusión que rodea a la desaparición de Diana Quer me sorprendió que no se diese apenas importancia a las cartas que le escribe en las redes sociales su hermana Valeria. Ella da por seguro que se trata de una desaparición voluntaria y se dedica a decirle lo que la echa de menos y lo deseosos que están los padres de que vuelva «para matarla a besos». Postura en la que coincide con los mensajes de su padre, que sólo le pide que confirme que está viva. Pero hay algo más:

Valeria  le dice a su hermana mayor: «Estoy hundiéndome en un pozo y tú eres la única cuerda que puede salvarme». A todas luces, parece una petición de ayuda. ¿Qué está pasando en esa familia, en esa casa? O, mejor dicho,¿ qué estaba pasando? En una de sus cartas, Valeria enumera todo lo que echa de menos al no estar cerca de su hermana,  incluso «que me insultes y yo te insulte a ti, echo de menos hasta echarte la bronca por estar todo el día tirada en el sofá». ¿Por qué una joven de 18 años, que no es una adolescente desganada de 13 o 14 , se pasaba el día tirada en un sofá?

Si se aclararan esos puntos, se sabría por qué abandonó su casa, ya que cada vez parece más claro que su desaparición fue al inicio voluntaria. La gran incógnita es si su vuelta depende ahora de su voluntad o si algo se torció en sus planes y estamos hablando de una secuestrada. O, lo más temible, de una joven que ya no existe. Ojalá no sea así.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2016/09/14/irma-pequena/0003_201609G14P19994.htm

 

Fin de agosto

 

Se acaba agosto y con él se acaban para miles de españoles las vacaciones de verano, un tiempo  con el que soñamos el resto del año , un paréntesis en nuestra vida cotidiana que casi nunca cumple las expectativas que despierta.

Un amigo, ya desaparecido, detestaba el mes de agosto, decía que era el cuenta kilómetros de la existencia: Veinte agostos transforman a un  joven veinteañero, orgulloso de su cuerpo atlético, en un tipo barrigudo que mira con ojos libidinosos a las chicas, mientras le pone crema solar en la espalda a su señora; y a la jovencita admirada en una madre cansada que espera despierta a que los hijos vuelvan de la discoteca, mientras el marido ronca. Veinte más los convierte en abuelos que, con suerte, participan de la vida familiar y se ocupan de los nietos. Y veinte más los convierte en un recuerdo o en un sobreviviente, generalmente incómodo.

Mientras acomodo los trastos de todas vacaciones en el coche en el que hemos luchado para encontrar aparcamiento en la playa , en el restaurante, en el supermercado, en el cine de verano y en los parques infantiles, pienso que mi amigo era un pesimista irredento. Y yo soy una sobreviviente. La vida no es un camino de flores , pero es lo que hay. Y tiene momentos felices que no hay que desaprovechar.

Como miles de españoles, abandono el paréntesis y vuelvo a la vida cotidiana, a la normalidad, al trabajo, a todos mis problemas y a los de un país que , ¡válgame Dios,  que mal panorama ofrece! Pero la vida sigue, y con ella los sueños y la esperanza.

Violaciones colectivas

 

Hace apenas un mes comentábamos que una joven había sido violada por cinco individuos  durante las fiestas de San Fermín. Ahora el hecho se repite en Palma de Mallorca , donde cinco franceses han agredido sexualmente a una turista estadounidense. Da la impresión de que los machos con instintos violadores  buscan el apoyo de sus iguales para realizar la fechoría.

No sabemos a qué se dedicarán en la vida ordinaria los cinco franceses autores de la violación de Mallorca, pero sí ha transcendido que uno de los agresores de Pamplona es guardia civil. Imaginen el trato que tal individuo daría a los que cayesen bajo su poder. Afortunadamente lo han apartado del servicio, confiemos en que sea para siempre.

Aparte de un castigo ejemplar, creo que solo la  colaboración ciudadana puede erradicar esa plaga de las violaciones. En el caso de Mallorca, la chica estaba en una discoteca conocida, con amigos. Los franceses la acosaron, ella no les hizo caso, entonces uno la cogió por la espalda, la levantó en alto y los otros cuatro le metieron los dedos en la vagina, aparte de darle un puñetazo en la cara. ¿ Y qué hacían entretanto los amigos de la chica y el resto de los presentes en la discoteca?

Las mujeres han sido durante siglos meros objetos sin ningún derecho. Y hoy todavía la violación, igual que las palizas son parte de la normalidad. Recuerden a la pobre mujer que le dijo al juez que su marido le pegaba “lo normal” y que en la UE todavía hay países que no consideran delito la violación matrimonial. Para cambiar las cosas hay que sumar a las leyes las las costumbres, y esas las cambiamos entre todos.

EL POLÉMICO BURKINI

EL POLÉMICO BURKINI

Burkini es el nombre que se ha dado al bañador que usan algunas mujeres musulmanas , una prenda que cubre todo el cuerpo, desde la cabeza hasta  los tobillos.

Mientras la mayoria de los países occidentales no sabe que hacer con las usuarias de burkinis,  Francia  los ha prohibido y ha multado ya a varias mujeres que se han atrevido a desafiar la prohibición. Si eso se hubiera hecho en España , muchos dirían que somos un país marcado por cuarenta años de dictadura fascista . Si hubiese ocurrido en Italia , se hablaría de la herencia de Mussolini. Si la que prohíbe es Alemania , la referencia al racismo hitleriano  sería inevitable para muchos comentaristas, y en el caso de Inglaterra, la prohibición  se vería como un ejemplo de la falta de respeto de un país colonialista que quiere imponer sus costumbres . Pero lo ha hecho Francia, que desde el triunfo de la revolución de 1789,  ha sabido hacer del lema revolucionario de  Libertad , Igualdad y Fraternidad su carta de presentación ante el mundo. Y como es un Estado laico y el burquini “una prenda que manifiesta de forma ostentosa una pertenencia religiosa”, lo prohíben y al margen se queda el tema de que la prohibición limite la libertad de sus usuarias.

Yo no soy quien para opinar sobre lo que debe hacer un país ante ese problema. Lo que sí les digo es que la imagen de un musulmán bañándose con un pantaloncito corto y de una musulmana cubierta de tela de la cabeza a los pies representa la negación de lo que yo entiendo por Libertad e Igualdad.

 

 

 

Víctima y verdugo

 

Dicen que en Alemania respiraron tranquilizados al comprobar que el autor de la matanza del centro comercial de Munich no tenía relación con los terroristas del Estado Islámico. Pero la tranquilidad ha durado poco porque enseguida salió a la luz el motivo que  llevó a cometer una matanza un joven tímido , muy callado, que los vecinos consideraban buen chico, que ayudaba a su  padre en el trabajo y que los fines de semana repartía periódicos para ganarse algún  dinero.

Durante siete años ese chico sufrió acoso escolar, fue objeto de insultos y humillaciones que todos sus compañeros conocían y que nadie supo o quiso remediar. Según contó una compañera, él aguantaba en silencio , pero un día se enfrentó a los acosadores y les dijo : Os vais a enterar todos. Un día llevaré a cabo una matanza. Y así fue.

¿Cuántas muertes ha causado el acoso escolar? Hasta ahora las víctimas se suicidaban, pero Aly Somboli es el primero que no ha querido morir solo. Lo empujó el deseo de venganza contra sus acosadores, sin duda, pero su acción es sobre todo un grito de socorro, una llamada de atención a una sociedad que no sabe proteger a sus niños y sus adolescentes de un sufrimiento sin sentido, profundamente injusto y que se alarga durante años sin que nadie le ponga remedio.

Para que su ejemplo no cunda será necesario que todos, sin excepción, contribuyamos a luchar contra el acoso escolar , ese cáncer del sistema educativo.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2016/07/27/verdugo-vitima/0003_201607G27P10994.htm