Dejar una huella perdurable

Dicen que hay tres cosas importantes que se deben hacer en la vida, o , al menos , una de ellas :  tener un hijo , plantar un árbol, escribir un libro. Son también tres formas de dejar una huella de nuestro paso por el mundo.

Con el hijo se pone un eslabón más a la cadena de la vida humana; con la segunda se alarga otra cadena más antigua y más fuerte: la de la Naturaleza ; con la tercera se prolonga la cadena más frágil : la de la Cultura.

Espero que Recóndita armonía siga viviendo cuando yo haya desaparecido.

Los veranos de una vida

Todos los años, al empezar agosto, me acuerdo de mi amigo Franchi . Era bondadoso en sus actos, irónico en sus palabras, y en general, pesimista, y contaba la vida de un modo especial.

Decía que veinte agostos convierten a un niño que mira el mar asombrado y que busca la mano protectora del padre y de la madre, en un joven convencido de que se va a comer el mundo y que exhibe satisfecho su palmito y su buena forma física en las playas.

Veinte agostos más lo convertirán en un adulto que lucha por mantenerse a flote en el mar y en la vida, y que disimula lo mejor que puede incipientes o no tan incipientes michelines, flacideces, arrugas y calvicies. Otros veinte más y será un sexagenario/a que en la playa mira con deseo, nostalgia o tristeza los cuerpos jóvenes.

¿Y que pasa en los otros veinte agostos? Le pregunté un día. Ya habían desaparecido algunos de los amigos de juventud. Él estaba enfermo, pero aún lo ocultaba. Se encogió de hombros.  No lo sé – me contestó- pero supongo que estará contento por haber sobrevivido y triste por haber perdido a los amigos.

Hoy me he sujetado a la cintura la boya de nadar en aguas abiertas, he ido mar adentro hasta el límite permitido, y me he quitado las gafas para llorar a gusto.  Después me he tumbado boca arriba y he disfrutado del silencio, del aroma y de la caricia del mar en mi viejo cuerpo. Tenías razón , querido Franchi.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2020/08/03/span-langglos-verans-dunha-vidaspan/0003_202008G3P10994.htm

Es la hora de los jóvenes

 

Primero se dijo que aislando a los viejos se arreglaba el problema, incluso  se propuso recluirlos hasta que hubiese una vacuna eficiente.

Después se confinó a todo el mundo en casa y se cerraron los lugares públicos , provocando una crisis económica que nos ha convertido en el país “más afectado” de Europa.

Y después se dijo que había comenzado la nueva normalidad y, ¡hala! a hacer todo el mundo lo que le daba la gana: comunidades, municipios e individuos.

Enseguida comenzaron los brotes , TVE emitió las palabras de Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos : “Si todos usáramos mascarilla, la pandemia del coronavirus estaría controlada en menos de 8 semanas”. Y entonces se decretó el uso obligatorio de mascarillas también en lugares al aire libre.

La experiencia ha demostrado que mascarillas y distancia social son la mejor forma de evitar el contagio. Por fin, parece que han dado con la clave, pero se les ha olvidado decir que para ello es indispensable la colaboración de los jóvenes, que, sin padecerla, pueden transmitir la enfermedad , a sus padres, a sus abuelos, a sus amigos y a cualquier persona con la que tengan un rato de charla o de risas … No se necesita mayor contacto para que el virus pase de unos a otros, y a otros, y a otros.

Entre esos “otros”, hay gente que muere por un contagio que se originó en una discoteca, en una fiesta de fin de curso, en un botellón clandestino o en cualquiera de las reuniones juveniles en las que la mascarilla es un estorbo que se desecha . Los jóvenes deben asumir la responsabilidad que en este  momento les corresponde.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2020/07/26/e-hora-da-xente-nova/0003_202007G26P13992.htm

Mascarillas y salud

 

Con frecuencia aparecen en las redes noticias falsas sobre el Covi 19. Se refieren sobre todo al supuesto origen artificial del virus en un laboratorio chino y a los terribles peligros para la salud que se derivan del uso de mascarillas.

Yo acabo de recibir una firmada con nombre y apellidos por un médico español jubilado que da información- comprobable en Internet- de su curriculum. En su mensaje asegura que el Covi no puede  transmitirse a través del aire y que nos envenenaremos con el C02 de nuestra respiración.

Me parece muy peligroso por la cercanía ( médico español que da la cara) y porque la idea de que la mascarilla perjudica la salud está muy arraigada en muchas personas .

En un momento en que el uso es obligatorio, me parece útil reproducir lo que ha dicho María Elisa Calle, experta en Epidemiología y Salud Pública y profesora de la Facultad de Medicina de la UCM: “El uso de mascarillas no produce hipoxia” ( deficiencia de oxigeno en la sangre) Los tejidos utilizados dejan pasar el gas, y el oxígeno es un gas. Respiramos oxígeno mezclado con nitrógeno y espiramos CO2, que también es un gas. Una mascarilla funciona filtrando partículas, no gases. Para eso hacen falta dispositivos o máscaras antigas, no mascarillas”.

En el mes de abril Sanidad dio unas Recomendaciones sobre el uso de mascarillas donde hablaba de riesgos potenciales, que eran sobre todo la auto contaminación al reutilizarlas y la falsa sensación de seguridad, en detrimento de la distancia social y las medidas de higiene. También se mencionaban las dificultades para respirar.

Con lo que hoy se sabe sobre el virus, creo que es necesaria una campaña informativa y salir al paso de esos mensajes que aseguran que hay peligro grave para la salud por  el uso de las mascarillas.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2020/07/18/mascaras-saude/0003_202007G18P16992.htm

Reseña a Recuerda, cuerpo

Reseña de la novela Recuerda, cuerpo