¡Déjala, no la mates!

Es el grito de una niña de seis años durante una escena que no olvidará mientras viva.

Su padre, en trámites de divorcio, había vuelto a la casa familiar para desmontar y llevarse un ordenador. El padre y la madre discuten. Él coge un cuchillo de 15cm de hoja y amenaza con  él a la mujer en presencia de los hijos, de dos y seis años. La mujer intenta defenderse y quitarle el cuchillo. Forcejean y el hombre la hiere , una herida superficial, dice la sentencia . Caen al suelo y allí el hombre aprieta con su mano izquierda el cuello de la mujer hasta que ella manifiesta claros síntomas de asfixia. Es probablemente entonces cuando la niña grita : ¡Déjala, no la mates! Y el hombre , según subraya hasta ocho veces la sentencia, desiste “de forma libre y voluntaria” de su intención de matarla.

Esa decisión es la que lleva a los jueces – los mismos del caso de la Manada- a considerar lo sucedido no un homicidio en grado de tentativa sino un “delito de maltrato ocasional en su modalidad de causación de lesiones de menor gravedad”. O sea , 10 meses de prisión , en lugar de los ocho y medio solicitados por la Fiscalía.

Es admirable la intervención de la niña que , sobreponiéndose al terror que suele paralizar y enmudecer a las víctimas, fue capaz de articular una frase que salvó la vida de su madre.

Y es incomprensible, aunque sea legal, la postura de esos jueces, más proclives a minimizar la culpa del acusado que a defender a la víctima, cuando la víctima es mujer. ¿Hasta cuando?

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/11/29/span-langgldeixaa-non-matesspan/0003_201811G29P15992.htm

 

 

 

 

Anuncios

No ganamos para sustos

Cuando aún colea el asunto de las hipotecas nos enteramos de que un franquista enloquecido pretendía convertir en mártir al presidente de gobierno. Y cuando el frustrado intento ponía de relieve lo bien que funcionan los servicios de seguridad de algunas personas, nos enteramos de que desde la estación de Sants en Barcelona a la de Atocha Madrid viajó una pasajera que podía llevar en su maleta una granada de mano.

Era el cierre de un cinturón que en la pantalla de control parecía, en efecto, un arma. Los vigilantes se dispusieron a detener a la propietaria, pero se confundieron de persona, abrieron la maleta de otro pasajero y, mientras, la supuesta granada siguió su camino hasta Madrid .Parece que  la seguridad de los que viajamos en tren y no en avión privado no está en buenas manos.

Peor ha sido lo del poema del juez que se publicó en la revista de la asociación de jueces Francisco de Vitoria. Un poema que insulta a Irene Montero, con alusiones a su vida privada .Y se publica además con foto de la diputada. Y nadie en la revista se enteró ni de los insultos ni del asqueroso tufo machista que despedía el engendro. Da escalofríos pensar que gente con esta mentalidad sea la que juzgue a los agresores de mujeres.

Ahora, juez y revista tienen que pagarle 70.000€ a la agraviada. Que tomen nota todas las mujeres insultadas y agredidas, a ver si hay suerte y les cae una indemnización así. Que no lo creo, la verdad.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/11/10/span-langglnon-ganamos-sustosspan/0003_201811G10P14993.htm

 

 

El traslado

La visita de Carmen Calvo al Vaticano ha sido un error diplomático y político. Sus intentos de involucrar a la Iglesia en el traslado de los restos de Franco ha resultado un fiasco. Dicho esto, tengo que añadir que una cosa es criticar su actuación y otra dedicarse a criticar su atuendo y su anatomía.

El periódico El Mundo se ha hecho eco de los tuits que se difundieron a través de la tertulia de Carlos Herrera en la Cope, donde se habla de que ha ido al Vaticano a “enseñar el canalillo “,  “el escote con transparencias “ y “ el valle de las caídas”. Juego de palabras que fue muy celebrado en la tertulia.

Espero que la misoginia de esos comentarios no distraiga la atención de lo realmente importante, que es la torpeza del gobierno en el asunto del traslado de los restos del dictador. Han conseguido que la Iglesia se pronuncie pública y oficialmente: el Vaticano ha desmentido a la vicepresidenta y ha manifestado sin lugar a dudas que es un asunto que solo atañe al gobierno y a los herederos de Franco ; en resumen que la familia puede decidir libremente lo que crea más conveniente. Y la familia tiene una tumba en La Almudena y si quiere llevar allí a sus muertos está en su pleno derecho. Así están las cosas.

Esto ha sido una muestra más de la improvisación y de la falta de experiencia de este gobierno. Lamentables los comentarios sobre las trasparencias y el canalillo,  pero más lamentable el modo en que se ha creado un problema donde no lo había. Si se hubiesen llevado el asunto con más diplomacia, inteligencia y discreción se habría evitado tener al dictador enterrado en la catedral de la capital de España.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/11/04/traslado/0003_201811G4P16993.htm

 

Permiso de paternidad

Por ahora las cosas van a seguir igual. Lo ha dicho el tribunal Constitucional : No es discriminatorio que los hombres tengan menos días de permiso tras el nacimiento de un hijo; esta sentencia aleja aún más la previsión del Gobierno y de Podemos de llegar en 2021 a 16 semanas , iguales e intransferibles para los dos progenitores.

Esa falta de igualdad es discriminatoria para ambos progenitores. Es un hecho comprobado por la psicología experimental que el contacto físico y emocional de los padres con el recién nacido va a favoreces una buena relación afectiva posterior, más íntima, más tierna, más cercana. Privar  al padre de ese contacto es discriminatorio.

También es discriminatoria esa desigualdad en los permisos para la mujer, como señaló Marina Luisa Balaguer, que emitió el único voto particular contrario a los 10 favorables del resto del tribunal.

Que los hombres tengan menos implicación en el cuidado de los hijos significa que todo el cuidado recaerá en las madres y eso va a perjudicar su desarrollo profesional, ya que los permisos “desincentivan la contratación de las mujeres en edad fértil”.

La maternidad supone para la mujer un enorme frenazo en su desarrollo laboral. Caitlin Morán lo dijo en Cómo ser mujer, de forma exagerada, pero certera apuntando al problema. Cuando a una mujer que trabaja le preguntan ¿cuando vas a tener un hijo? , en realidad le están preguntando :”¿Cuando vas a joderlo todo teniendo hijos?”.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/10/27/span-langglpermiso-paternidadespan/0003_201810G27P17992.htm

 

 

¿ Un nuevo crash económico

El 24 de octubre es el aniversario del jueves negro de 1929 en el que se produjo la mayor debacle de la historia de las bolsas y el comienzo de la Gran Depresión. Quizá la cercanía a esas fechas es lo que ha llevado al economista Robert Shiller a alertar de las similitudes que existen entre la actualidad económica y la situación previa al crash del 29.

Las visiones pesimistas abundan en este otoño, favorecidas sin duda por las catástrofes naturales que están asolando gran parte de España. Manuel Valls anuncia que si ganan los independentistas el ayuntamiento de Barcelona , será “una catástrofe para Barcelona, para Cataluña , para España y para Europa”. Casado no se queda atrás en sus pronósticos sobre los presupuestos de PSOE : llevarán a España a la ruina…

De todas formas , lo de Shiller parece más preocupante. Primero porque no es un político sino un economista , premio Nobel , profesor en Yale y con una sólida reputación . Además , anuncia cosas que suenan razonables, como que “es probable que el bitcoin sufra un colapso total” y , sobre todo, porque ya acertó en sus advertencias sobre el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2006 y 2007, meses antes de que se produjera.

Quienes tienen el poder de intervenir en la economía deberían tener en cuenta la alerta de Shiller y mirar más allá de su propio interés.  Los demás podemos encomendarnos a Santa Rita , abogada de imposibles.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/10/20/novo-crac/0003_201810G20P17996.htm

 

 

 

 

 

Fui una mala madre

¡ Lo he oídos tantas veces ! A mujeres que han entregado muchas horas de su vida a su vocación o a su trabajo profesional: investigadoras, artistas, pintoras, escritoras… La última vez ha sido hace unos días , cuando se emitió una entrevista que habían hecho a Montserrat Caballé. Le preguntaron si había algún sueño que no había podido cumplir:  Y dijo con una voz tristísima “he sido una mala madre” . La misma voz con la que he oído esa frase terrible a amigas y colegas, o la he visto escrita de un modo que revela un profundo dolor, una frustración que empaña todos los éxitos profesionales conseguidos, incluso todas las buenas cosas que se han hecho por los demás a lo largo de la vida.

Ese sentimiento de no haber podido dedicar a los hijos el tiempo que necesitan durante la niñez y la adolescencia, e incluso en la primera juventud, es algo que todas las mujeres que han tenido carreras muy absorbentes experimentan. Y no vale de nada que los hijos, ya mayores, te aseguren que no se han sentido solos, que siempre llamabas, todos los días, desde los lugares a donde te llevaba tu trabajo, que estabas siempre tras la puerta del despacho, o  del estudio,  o al otro lado de un hilo de teléfono, dispuesta a aparecer si era necesario, que siempre entrabas a darles un beso y abrazarlos  cuando regresabas medio muerta de una reunión de trabajo. A pesar de que te digan, como a Caballé, que tienes un don que hay que repartir con el resto del mundo, sigues sintiendo que no les has dedicado el tiempo que necesitaban.

Ese es el precio que toda mujer que trabaja paga por haber abandonado su papel tradicional de ángel del hogar; es el precio de la libertad y de la igualdad. Un precio muy alto, que los hombres no han tenido que pagar.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/10/15/fun-unha-mala-nai/0003_201810G15P13991.htm

 

 

Una nueva censura

 

Pensaba yo que habían pasado para siempre aquellos tiempos en los que en España se censuraban los carteles de cine y convertían el generosos escote ”palabra de honor”  de  Rita Hayworth en La dama de Trinidad en un modoso niki negro de escote a  caja y manguita corta ; o en los que la protagonista de La pradera sangrienta salía del agua de un lago, no con un roto vestido rojo que dejaba sus senos casi al descubierto sino con pantalón vaquero, camisa de manga larga y chaleco. Me equivocaba. La censura vuelve bajo diversos modos una y otra vez. Entonces – decían- para proteger la moralidad de los jóvenes. Ahora la cosa es más compleja.

El alcalde de Zaragoza ha prohibido la publicación de un calendario con fotos de bomberos, cuyos beneficios se destinarían a una ONG de donación de médula. Considera que el calendario no es “plural” porque solo salen hombres de cuerpos esculturales. Fuentes de la consejería explican que la visión de brazos y torax musculosos y bien proporcionados – que otra cosa no muestran – puede provocar trastornos, frustraciones e inseguridades tanto en hombres como en mujeres. Según esa lógica, habría que prohibir toda la publicidad y solo se podrían visionar películas de López Vázquez o Lina Morgan.

Yo mantengo desde hace años una modesta colaboración económica con varias ONGs que periódicamente me envían información con fotos de hambrunas y catástrofes, que esas sí me provocan trastornos y angustia. La censura del alcalde zaragozano me ha privado a mi, y a muchos hombres y mujeres, de la satisfacción de colaborar por el módico precio de un calendario en una obra benéfica ¡Doce meses de satisfacción, nada menos!

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/09/29/nova-censura/0003_201809G29P15993.htm